23 septiembre 2023

¿Cómo crear tu propia energía eléctrica limpia para consumo personal?

El Diccionario de la Lengua Española define el autoconsumo como el consumo de bienes o recursos por parte de quien los produce. En el caso del autoconsumo fotovoltaico, hace referencia a la energía eléctrica producida y consumida por un mismo usuario mediante la instalación de placas solares. La corriente continua producida es transformada en corriente alterna por el inversor solar. Esta energía se utiliza así para el autoabastecimiento de la vivienda.

Aprovechar la energía solar se está convirtiendo en una opción interesante en España al contar con aproximadamente de media 300 días de sol al año, lo que supone una producción de energía prácticamente ininterrumpida. Nuestra capacidad de producción es muy superior por tanto a otros países europeos donde el autoconsumo residencial tiene mayor aceptación, pese a disponer de muchas menos horas de sol que nosotros.

Con el sistema de autoconsumo energético se puede ahorrar desde el momento en que la energía solar se instala, posibilitando incluso vender el excedente de electricidad que se produzca.

Excedente eléctrico

El excedente eléctrico es la diferencia entre la energía generada y la consumida, siempre que la generada sea mayor. Si tu instalación fotovoltaica ha generado 400 kW y has utilizado solo 250 kW, hay un excedente de 150 kW que puede ser vendido a la red eléctrica.

Existen así dos modalidades de instalaciones de autoconsumo solar en lo referente a la energía excedentaria:

Autoconsumo con excedentes

Las viviendas que cubren sus necesidades de autoconsumo pueden verter a la red eléctrica la electricidad que no están usando en ese momento. Lo que reciben por entregar esta energía depende de si están acogidas al sistema de compensación o no. Si está acogida al autoconsumo con compensación, la comercializadora descontará en la factura la energía que el usuario ha volcado a la red.

Si el usuario prefiere un autoconsumo sin compensación, la energía que vierte es vendida en el mercado eléctrico, recibiendo una remuneración por dicha energía.

Autoconsumo sin excedentes

Son instalaciones con acceso a la red de distribución que disponen de un sistema antivertido para no exportar a la red el excedente de energía producida. En el autoconsumo sin excedentes solo existe un tipo de sujeto: el consumidor.

Baterías para el autoconsumo solar

Las baterías de autoconsumo sirven para almacenar la energía producida por las placas solares y poder utilizarla en el momento que uno necesite. En las instalaciones conectadas a la red, las baterías de autoconsumo se utilizan para reducir nuestro consumo hasta casi el 100%, aumentando aún más el ahorro en la factura de la luz. Seguir conectado a la red nos permite disponer de electricidad si no hemos almacenado suficiente energía. Las baterías también sirven para desconectarse completamente de la red y así ahorrar el 100% de la factura de la luz, consumiendo energía 100% gratuita y verde.

Autoconsumo compartido o individual

Una instalación solar generadora puede proporcionar un autoconsumo compartido (con varios consumidores) o autoconsumo individual (solo existe un consumidor).

El autoconsumo individual suele darse en viviendas aisladas y chalés y el compartido se utiliza en las comunidades de vecinos, ya que permite realizar una inversión común disminuyendo los gastos.

Hasta 2018 estaba prohibido el autoconsumo colectivo, circunstancia que frenó la expansión del uso de placas solares, ya que según los datos disponibles casi el 70% de los españoles vive en alguna comunidad de vecinos.

Autoconsumo residencial o aislado

El autoconsumo residencial se divide en autoconsumo conectado a la red o desconectado (también conocido como aislado).

En el caso del autoconsumo conectado a la red, la instalación va a tener dos conexiones: una al sistema eléctrico de la vivienda y otra a la red de distribución, propiedad de una compañía eléctrica.

El autoconsumo aislado, por otro lado, supone la desconexión total de la red de distribución. Esta segunda opción implica que, de no contar con baterías o almacenamiento de energía, la vivienda no tendrá energía eléctrica. Muchas veces incluso las baterías no son suficientes y en estos casos se deberá contar con un generador eléctrico.

IVA o no en el autoconsumo

El autoconsumo solar cuenta con el IVA general del 21% que se aplica al precio de la instalación, a la compraventa de la energía y a los peajes.

Permisos y subvenciones para instalar placas solares

Los permisos que un usuario debe pedir para realizar una instalación de autoconsumo solar dependen del tipo de instalación. En las instalaciones sin excedentes no se requiere de permisos de acceso y conexión, mientras las que vierten la electricidad a la red sí lo necesitan. Antes de iniciar la tramitación es conveniente certificar si la instalación cumple con los requisitos que exige la ley, así como si existe alguna restricción urbanística u ordenanza municipal que impida la instalación de paneles solares en tu zona.

España tiene como objetivo por fin pasar a una energía más limpia como parte de la transición energética. Ahí el autoconsumo es uno de los elementos más importantes que pueden fomentarla. Para apoyar el autoconsumo hay diversas subvenciones. Consulta en tu comunidad autónoma o ayuntamiento todas las que dispones.

Comparte este artículo

Artículos que te podrían interesar