16 julio 2024

El festival Rototom Sunplash ya tiene la certificación de su huella de carbono validada

El festival Rototom Sunplash de Benicassim ya cuenta con la certificación de su huella de carbono validada

El festival Rototom Sunplash de Benicassim cuenta ya con la certificación, por parte de Aenor y de acuerdo con el estándar internacional ISO 14064-1:2018, de su huella de carbono validada.

Huella de carbono validada

Completa así la primera parte de su hoja de ruta para identificar las fuentes de emisión de gases de efecto invernadero y calcular el volumen generado que implica la puesta en marcha de cada edición. El objetivo es caminar hacia un futuro neutro en impacto ambiental.

El siguiente paso ahora será estudiar e implementar acciones que no sólo reduzcan el volumen de emisiones directas e indirectas, sino que compensen positivamente su efecto sobre el entorno y el planeta en el que vivimos.

Se trata del primer evento de su género en Europa que emite y publicita su huella

“Es un ejercicio de transparencia; se trata del primer evento de su género en Europa que emite y publicita su huella, certificándola además de forma independiente con respecto a un referente internacional y bajo los criterios de rigurosidad exigibles en un proceso así, que ha abarcado todo el ciclo de vida del evento”, señalan desde Tuawa y Global Omnium. La empresa ha sido la encargada del proyecto de medición que ha permitido identificar, a través de un equipo de 15 profesionales, las fuentes de emisión del festival durante su última edición, la de 2022, que reunió en una semana a 211.000 personas, para empezar a reducir su huella de carbono.

Global Omnium ha sido la empresa encargada del proyecto de medición

Aenor, que afirma que el informe de huella verificada emitido es “una representación fiel” de las emisiones de las actividades que lleva a cabo el festival, ya realizó una estimación del techo de emisiones durante el proceso de organización de la última edición. Ese primer estudio analizó las principales fuentes de emisión de todo el ciclo de vida del festival -logística, transporte, alojamiento y consumo del público; residuos y servicios, y funcionamiento y uso de las instalaciones- y cifró en 8.700 las toneladas de CO2 emitidas por edición.

La huella de carbono final validada del Rototom Sunsplash sumó 5.036 toneladas de CO2 en la pasada edición

No obstante, la huella final justificada del Rototom Sunsplash, tras recopilar y verificar los datos de las diferentes fuentes de emisión, suma 5.036 toneladas de CO2 (3.600 toneladas menos que las calculadas inicialmente) de las cuales el 24% las genera de forma directa Rototom Sunsplash, por ejemplo a través de las labores de montaje y desmontaje o por consumos y residuos durante la cita; mientras que el 76% es huella indirecta, provocada por ejemplo por los desplazamientos de público y artistas, con un marcado perfil internacional, o proveedores.

Desde Rototom Sunsplash señalan que “nuestro objetivo a corto plazo es actuar sobre ese 24% de huella directa para, en el medio plazo, poner el foco en acciones para mitigar y compensar ese 76% de huella indirecta y rozar las emisiones cero en lo que respecta a las de tipo directo. Ahora que sabemos lo que emitimos, este reto es más factible”.

Apuesta por el reciclaje, reutilización, recuperación de materiales y compromiso ambiental

Las cifras ponen de manifiesto la apuesta del festival, adquirida desde muchos años atrás, “por el reciclaje, la reutilización de recursos, la recuperación de materiales y el compromiso ambiental”, indican desde Tuawa y Global Omnium. Destaca en este sentido el ahorro del consumo de agua y la emisión de plástico gracias al sello ‘plastic free’, logrado con la sustitución de todas las botellas de plástico por soluciones de agua filtrada aportadas por Tuawa.

Comparte este artículo

Artículos que te podrían interesar