10 julio 2024

Garantizar la disponibilidad de agua, por un uso eficiente y sostenible

En el planeta tierra el 70% de la superficie está ocupada por agua líquida y de esta el 97,5% es agua salada y tan solo el 2,5% es agua dulce. Por ello, pese a ser el agua el compuesto químico más abundante del planeta tierra, es un recurso natural no renovable y limitado.

Desde el 28 de julio de 2010 en la Asamblea General de las Naciones Unidas se encuentra reconocido el agua potable y el saneamiento básico como un derecho humano esencial para una vida digna. Con esta resolución, los estados miembros de la ONU se comprometieron a proporcionar los recursos necesarios para ayudar a los países más vulnerables a disponer de suministro de agua y saneamiento saludable al alcance de todos.

Este reconocimiento del agua como un derecho humano constituye la primera piedra para expresar la voluntad de aunar esfuerzos para satisfacer las necesidades básicas. En el año 2015 Naciones Unidas aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible. Esta agenda es la hoja de ruta, formada por 17 objetivos, que los países e instituciones deben seguir para construir un mundo más sostenible.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6 pretende garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación y saneamiento sostenible, por lo que esta es la meta para transformar el planeta en la vertiente hídrica.

 

Otro aspecto que define qué es el agua son las diferentes funciones en las que interviene. Todas ellas son vitales para la salud del planeta y de los diferentes ecosistemas que lo componen, sean acuáticos o no. Pero también aporta numerosos beneficios para la salud del ser humano como las que se enumeran a continuación:

  • Transporta nutrientes hasta las células para la producción de energía y es el medio en el que se disuelven los líquidos corporales.
  • Facilita la eliminación de toxinas y el exceso de nutrientes por la orina.
  • Una buena hidratación preserva la elasticidad, suavidad y tono de la piel.
  • Regula la temperatura corporal.
  • Mantiene hidratado el cerebro.
  • Ayuda a la normalización de la tensión arterial.
  • Produce las reacciones de hidrólisis en la digestión.
  • Funciona como sostén, lubricante y amortiguador en las articulaciones.

Por ello, podemos aseverar que el agua es la base de la vida en el planeta y en el cuerpo humano.

Por otra parte, el ciclo del agua es uno de los procesos bioquímicos más importantes del planeta. El agua se va transformando y circulando por las diferentes capas que configuran el planeta en los que va cambiando por sus tres estados físicos, según las condiciones ambientales: líquido, sólido y gaseoso.

Este ciclo se compone de varias etapas, que se desarrollan de forma sucesiva y simultánea, y se repiten y compenetran con otras:

  • Evaporación. El sol calienta los mares y el resto de las superficies acuáticas. Se produce la evaporación y el aire se carga de humedad. En esta misma fase del ciclo hidrológico estarían incluidas la transpiración y sudoración de los seres vivos y la sublimación que se produce en la superficie de los glaciares.
  • Condensación. Cuando las moléculas de agua reducen su movilidad y se unen sobre partículas sólidas suspendidas en el aire, se produce la condensación al enfriarse el agua. Así se forman las nubes.
  • Precipitación. Según se enfrían y condensan las gotas, crecen de tamaño y acaban cayendo debido a su peso, produciéndose las lluvias.
  • Infiltración y escorrentía. El agua que cae sobre tierra firme regresa a los ecosistemas acuáticos en forma de aguas filtradas hacia las superficies subterráneas, por medio de la infiltración por acción de la gravedad y la topografía, o a través del derretimiento de los hielos en las estaciones cálidas

 

Como el agua es un recurso natural no renovable y a la vez un recurso limitado, tal y como se ha indicado con anterioridad, se requiere un uso eficiente y sostenible del mismo, que haga compatible la satisfacción de las demandas con el respeto al medio ambiente y a los demás recursos naturales. La creciente presión de la demanda sobre este recurso vital e insustituible y la necesidad de preservar el medio natural hacen indispensable el control público de su gestión y administración, ya que atañen y afectan a la sociedad en su conjunto.

mauris, sit amet tempus metus fermentum eget. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Proin eu pretium sapien.

Comparte este artículo

Artículos que te podrían interesar