22 febrero 2024

El cultivo del límón reduce su huella hídrica un 40% en 30 años

El límón reduce su huella hídrica un 40% en 30 años

La huella hídrica es un indicador del uso de agua dulce que no se centra únicamente en el uso directo del agua por parte de un consumidor o de un productor, sino que también tiene en cuenta su uso indirecto. La huella hídrica puede considerarse un indicador integral de la apropiación de los recursos hídricos frente a la medida tradicional y restrictiva de la extracción de agua. Es el volumen de agua dulce usado para elaborar el producto, medido a lo largo de la cadena de suministro completa.

Reducción de un 40% de la huella hídrica

Según un informe de AILIMPO (Asociación Interprofecional del limón y el pomelo) la huella hídrica del limón producido en España es de 271 m3/tonelada, siendo para la variedad Fino de 238 m3/t y de 369 m3/t para la variedad Verna. Por provincias productoras, la huella hídrica del limón producido en Málaga es de 377 m3/t, 288 m3/t en Murcia, 272 m3/t en Alicante y 240 m3/t en Almería.

Con estos datos, se extrae la conclusión de que en los últimos 30 años se ha reducido la huella hídrica del limón en España en un 38,96%, por lo que para producir 1 tonelada de limón en 2020 se precisan 173 m3 menos que en 1990. Esta menor huella hídrica, viene condicionada por los importantes esfuerzos que se están haciendo en la optimización del agua de riego y el aumento de los rendimientos productivos, lo que ha llevado a que el limón español tenga una huella hídrica un 57,8% inferior a la media mundial.

Inversiones en infraestructuras de almacenamiento e instalaciones de distribución

El cultivo del limón es un modelo en el aprovechamiento y la gestión óptima del agua de riego. Las importantes inversiones en infraestructuras de almacenamiento y mejora de las instalaciones de distribución están suponiendo una importante reducción de las pérdidas de agua durante el transporte hasta las explotaciones agrícolas.

En el ámbito de las explotaciones de cítricos, según la ESYRCE, el 84% de la superficie regada utiliza sistemas de riego localizado, lo que permite la adaptación óptima de la dosificación y distribución del agua y de nutrientes durante todas las fases del proceso vegetativo y de producción, optimizando la productividad del recurso hídrico empleado debido a:

  • El reparto uniforme del agua y los fertilizantes en el lugar donde se encuentran localizadas las raíces del árbol
  • Disposición del agua y los fertilizantes “a la carta”, es decir, poder localizar, en función del momento del ciclo vegetativo, el agua y los fertilizantes que demanda el cultivo
  • La corrección de carencias de cualquier elemento nutritivo en un breve plazo de tiempo
  • Un uso más racional del agua y los fertilizantes, para conseguir aumentar la productividad y la calidad con el menor impacto ambiental

Pese a todos estos avances, se sigue progresando para continuar mejorando la huella hídrica mediante la implantación de tecnologías y prácticas para reducir aún más el consumo de agua y hacer un uso más sostenible de los insumos en la producción de limón.

Por debajo de la huella hídrica mundial

En definitiva, la huella hídrica en la producción de limón en España está muy por debajo de la media mundial como consecuencia de la mayor eficiencia en el uso del agua por parte de los productores. Además, existen buenas perspectivas para mejorar la huella hídrica en los próximos años, ya que existen muchas plantaciones jóvenes que todavía no producen o no han alcanzado el máximo potencial productivo, que en un futuro próximo repercutirán con sus mayores producciones al aumento de los rendimientos medios.

Comparte este artículo

Artículos que te podrían interesar