15 julio 2024

Los incendios de este verano en la Comunitat Valenciana emitieron tanto dióxido de carbono como la suma del tráfico anual de las tres capitales

Incendio

Más de un millón de toneladas de dióxido de carbono emitidas. Esa es la «dramática» consecuencia climática de los incendios forestales que han afectado este verano a la Comunitat Valenciana. De hecho, la cantidad supera, por ejemplo, el total de emisiones provocadas por el tráfico de automóviles privados en la ciudad de València en un año, 670.000 toneladas de CO2, y equivale aproximadamente a la suma total del tráfico anual de automóviles en las tres capitales de provincia, Castellón, Valencia y Alicante.

Para dimensionarlo, José Vicente Oliver, catedrático de la Universitat Politècnica de València (UPV), explica que
“la cantidad supera, por ejemplo, el total de emisiones provocadas por el tráfico de automóviles privados en la
ciudad de Valencia en un año, 670.000 toneladas de CO2, y equivale aproximadamente a la suma total del
tráfico anual de automóviles en las tres capitales de provincia: Castellón, Valencia y Alicante”.

Ante esta situación, y con el fin de analizar el mejor modo posible de hacerle frente, el Agromuseu de la UPV
ha acogido recientemente la jornada “Crisis climática y acción en el territorio”, organizada por la Agencia
Valenciana de Protección del Territorio de la Generalitat, la Federación Valenciana de Municipios y
Provincias, y el Grupo de Investigación de TIC Contra el Cambio Climático del Instituto ITACA de la UPV.
En ella, empresas, instituciones políticas y expertos investigadores en la materia han debatido sobre los
factores y consecuencias de la actual crisis climática y cómo afrontarla desde la cooperación.

“El debate se ha centrado en la causa fundamental subyacente, que radica en el abandono generalizado de
la gestión del territorio forestal y agrícola en nuestros pueblos de interior”, ha señalado Oliver, “acentuado por
las olas de calor, las sequías y las tormentas secas”.

Para el catedrático de la UPV, “la emergencia climática y el combustible acumulado son las partes visibles
del problema, pero la raíz la encontramos en un deterioro socioeconómico hasta ahora desconocido en la
historia de nuestro territorio. Los 172 pueblos en riesgo de despoblamiento en la Comunitat han perdido, en
los últimos 20 años, más de 12.000 explotaciones agrícolas -prácticamente todas familiares- y 50.000
hectáreas de cultivo, lo que suponen unas reducciones del 45% y 20% respectivamente. Jóvenes
agricultores, silvicultores y ganaderos son rara avis y los pocos que desean trabajar y mantenerse en el
sector lo tienen realmente difícil”.

Durante el transcurso de la jornada, Javier Urchueguía, catedrático de la UPV, ha presentado el Observatorio
de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, una plataforma de información y conocimiento con rigor
científico creada con el objetivo de ayudar a las empresas y los ayuntamientos de la Comunitat a hacer frente
al reto de la descarbonización, en concreto, en el marco de los desafíos y oportunidades que se presentan a
los actores locales en la senda de la reducción de emisiones.

La iniciativa ha sido muy bien recibida por los alcaldes y alcaldesas de los municipios presentes -Andilla,
Enguera, Requena y Bejís, entre otros-, que han hecho especial hincapié en poner de relieve el valor del
territorio rural valenciano y su riqueza agroforestal como palancas de cambio.
Pacto Verde Europeo, Mecanismos de Recuperación y Resiliencia y Ley de Cambio Climático de la CV
En este aspecto, los participantes en la jornada han destacado, a su vez, la importancia del Pacto Verde
Europeo y los Mecanismos de Recuperación y Resiliencia -y toda la normativa y fondos de ayuda asociados-,
pero también la de la nueva Ley de Cambio Climático de la Comunitat Valenciana, como guías certeras hacia una transición ecológica que debe ser justa, tanto con el territorio, como con la sociedad rural.

Comparte este artículo

Artículos que te podrían interesar